El tribunal asturiano aseguró que, tras intentar matar a su expareja a una amiga, trató de «mortificar» a las víctimas poniendo un arma blanca en el cuello de la niña, de 8 años

Juan Ramón Sánchez Villalba no ha obtenido rebaja alguna en su condena tras recurrir al Tribunal Supremo la sentencia por la que la Audiencia Provincial de Oviedo le impuso 32 años de cárcel por el intento de asesinato de su expareja, la dueña del piso donde ésta vivía e incluso, después de apuñalar a ambas, colocar en el cuello de su propia hija, de 8 años, un destornillador con la intención de «mortificar» a las víctimas.

 

Leave a reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.