La Audiencia considera que los hechos no están prescritos y establece una indemnización para la víctima de 35.000 euros

La sección segunda de la Audiencia Provincial ha condenado a una pena de ocho años de cárcel al ovetense V. A. C. S., de 66 años, por violar a su hija desde que tenía tres o cuatro años hasta que casi cumplió la mayoría de de edad, entre 1983 y 1996. La sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Agustín Lobejón, considera que los hechos no están prescritos, contra la opinión del ministerio público y la defensa, y considera al acusado plenamente responsable de los mismos, aunque le impone la pena mínima prevista en el Código Penal de 1973, aplicable en este caso, por haber trascurrido el 90 por ciento del tiempo para que el delito prescribiese, esto es, por la tardanza en la denuncia.

Leave a reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.